7.5.11

amor.

hace tiempo, digamos que ya hace bastante tiempo decidí que tenía que escribir una carta, no preguntéis porqué o a quién, son cosas complicadas de persona compleja.

hoy, años después me apeteció releerla y me di cuenta de que tal vez ya iba siendo hora de poder compartir esto con más gente. de la misma manera que me apetece mostrarlo, también amenazo que no es un escrito que se escribió en un momento muy concreto y que no me gustaría que nadie se lo atribuyera o lo usara sin pedir permiso (ya que le puedo morder un ojo sin remordimiento) por lo que un poquito de por favor...


"El amor es un concepto universal relacionado con la afinidad entre seres, definido de diversas formas según las diferentes ideologías y puntos de vista (científico, filosófico, religioso, artístico). Habitualmente se interpreta como un sentimiento y con frecuencia el término se asocia con el amor romántico.

Hay días en los que parece que el mundo gire en torno a ese concepto, el amor, pero no es que lo parezca, es que el mundo sin él no sabe vivir. La gente que vive sin amor no tiene motivos para despertarse por las mañanas, pierde la ilusión de vivir, el significado de la vida. El amor es algo abstracto, no necesariamente físico, la humanidad debería sentir el amor en su piel, en su alma. Amor por el primer rayo de sol del alba y el último del atardecer, el pájaro que canta cuando sales por la puerta, por la bici de cuando eras niño, por la sonrisa que alguna vez ella te brindó, por el beso de buenas noches de cuando eras tan solo eras un crío, amor por la lluvia que resbala por tus mejillas en un día nublado o por esa melodía que tu padre canturreaba para acunarte… Hay miles de lugares en los que encontrar y brindar amor, darle la espalda a esa posibilidad es como encerrar tu alma en un pozo sin salida, como cerrar la puerta y tirar la llave al mar, sabiendo que este jamás te la devolverá.

Es una sensación única, amar simplemente amar o amar siendo amado. La primera opción es más común pero no por eso menos especial, puedes sentir todo el amor del mundo por alguien que no te corresponde, sentirte en las nubes y parecer que no puedes vivir sin esa persona, no tienes porque solamente sufrir, puede ser gratificante y llenarte de ilusión. Cuando amas a una persona todo concepto que tenías sobre ella cambia para ti, se vuelve imprescindible en tu vida, está en todo momento en tu mente, todo tiene alguna relación con ella, aunque sea un simple gesto. Esa persona se vuelve el oxigeno en el aire para ti, parece difícil respirar al notar su ausencia, al verla en cambio el corazón te da un vuelco y por un instante se para. Cuando sabes de ella el pulso se acelera como si la sangre bombeara más fuerte que nunca y tu corazón va al ritmo de la melodía más bella que hayas podido oír. El brillo de sus ojos es lo que más puede iluminar tu corazón, una sonrisa correspondida es como el premio más grande que puedes recibir y que su mano te roce sin querer es como tocar la mejor seda de todo Japón. La idea de un susurro hace que te estremezcas y solo pensar en una caricia provoca un escalofrío que te recorre todo el cuerpo. Con una palabra reclama toda tu atención, hacer que sonría y que sus labios se vistan de gala es tu único quehacer y tan solo deseas que ella sea el centro de tu universo y que el mundo sepa cuan maravillosa es. Solo quieres que sepa que su belleza es la más grande en el mundo entero, que está preciosa sin arreglar, recién levantada o sin haber dormido, su hermosura lo es todo. Es hermosa en cuerpo y alma, recuerdas cada detalle de su ser, desde el brillo de sus ojos, sus miradas, la manera en la que se aparta el pelo, en como sonríe cuando lo hace sinceramente, y parece que en la resta del mundo esos detalles sean menos bellos.

Una vez encuentras a alguien a quien amas, te has de decidir a compartir ese amor con ella, necesitas demostrárselo, ya sea en una sonrisa, en un “te quiero” o en un beso. Los besos, talvez sean una de las formas más bellas de demostrar tu amor por alguien. Hay quien regala besos vacíos, sin sentido, esos se dan por cortesía o sin un motivo determinado, pero un beso no es un beso si no te da sed de más, si no te apetece volver a apretar tus labios junto a los suyos hasta quedarte sin aire. Cuando besas a alguien con amor y pasión de verdad tu cuerpo se estremece, algo recorre tu cuerpo como si una corriente de aire los invadiera, la pasión te supera, un cosquilleo empieza a asomar por tus pies subiendo hasta la nuca y entonces pasa, el tiempo se para y nada ocurre a tu alrededor, tan solo puedes sentirla a ella y tu corazón latiendo a mil por hora. Entonces, con los ojos cerrados es cuando os convertís en pura magia. Después de eso una sonrisa se dibuja en vuestros rostros, una sonrisa que no se puede esconder, que te dibuja un brillo único en los ojos. No puedes dejar de pensar en la ternura de sus labios, aun notas la humedad y el calor de la unión de ambos. Y una vez los pruebas, se vuelven adictivos, simplemente deseas volver a besar esos labios, mueres por otro instante a su lado tomándolos como referencia a lo divino en la tierra. Y cuando esa persona está tu lado, todo parece mejor, la acción más simple y rutinaria se vuelve especial en su presencia. Todo lo que perdió su encanto se renueva con la energía de un huracán, te sientes capaz de cualquier cosa, podrías ser David contra Golliat a su lado. Y cuando su compañía es más significativa, entonces tu cuerpo te pide momentos especiales, que pensabas que nunca realizarías, algo así como cumplir sueños. Todo eso que ha fantaseado tu cerebro más romántico se realiza sin planearlo, pasear bajo la lluvia con la única protección del calor de su mano junto a la tuya, subir al tejado como un par de gatos a mirar la luna, que brilla de una forma más espectacular que nunca cuando estás a su lado. Todos tus sueños se vuelven realidad, y tu realidad parece un sueño y lo realizas a tu parecer. Y cuando os tenéis que separar, ya la empiezas a echar de menos antes de irse, en cuanto no puedes ver sus ojos necesitas volverla a ver para saber que el brillo sigue incesante en ellos. Entonces es cuando entiendes que el mundo es mejor si ella está en tu vida, si su amor está a tu lado no todo es destrucción y caos, ella te centra y equilibra, es el magnetismo que tenéis en común lo que te guía, es tu niña imantada.

En su ausencia todo te recuerda a ella, al leer cualquier novela ves vuestra historia en ella, sois los dos amantes furtivos y el caballero valiente que salva a la triste damisela. Hay canciones que despiertan en tu corazón un sentimiento especial, que tienen esos versos que encojen el alma, solo escuchar un par de acordes hacen que la armonía te envuelva con su dulce melodía. Hay tantas palabras que te recuerdan a ella que deberías explorar el diccionario para encontrar nuevas respuestas a tu demanda de vocabulario, te cuesta describir lo que tenga relación con ella, de su belleza a su carácter sin olvidar tus sentimientos. Y sin olvidar todo lo que sientes al garabatear su nombre, esas ganas insaciables de repetirlo una y otra vez, porque si ella no está a tu lado, necesitas repetírtelo como si fueras a olvidarlo si no lo tienes presente en todo momento.

Podría seguir eternamente escribiendo pequeños detalles, momentos inolvidables relacionados con el amor, pero no creo que por ello quedaran menos claras mis intenciones.

Déjate querer, ama y sé amado, permítele a la gente conocerte, no te escondas tras una máscara de miedos o dudas. Confía en ti mismo, vales más de lo que crees.

I recuerda que casi todo en esta vida puede resumirse en el…Amor"

k.

1 comentario:

Adrián Vélez dijo...

Uf, maldita sea, mi nivel de ñoñez ha aumentado un 700%. Ahora sólo tengo ganas de dar besitos y abrazos, copón.

Un texto precioso, flipante como has conseguido explicar tan detalladamente algo tan difícil de explicar cómo es el amor. ¡Un 10 pa' ti, bonica!